Ricardo Behrens

Aspectos deportivos, teatrales y ╚ticos.

Por Ricardo Behrens
Director de la LPI y creador del Proyecto LIRA.

Un juego para ser tal debe tener sus pautas. Estos l╠mites muchas veces son arbitrarios, o estĚn puestos para que sea mĚs limpio, mas competitivo, mas vistoso, etc. Esto pasa en todos los juegos deportivos, veamos el ejemplo cercano del fÖtbol: por qu╚ cuando la pelota sale del cuadrilĚtero se ingresa con la mano? Hay una respuesta? Por qu╚ cuando cruza la Öltima l╠nea se tira un tiro de esquina con el pi╚? Por qu╚ el bal█n no se puede tocar con la mano? Son todas arbitrariedades que marcan la diferencia entre un juego y el otro. Ahora bien, hay pautas que tienen que ver con lo formal y otras que tienen que ver con lo humano, con la interacci█n con el otro: Por que no estĚ permitido en el fÖtbol dar una zancadilla cuando un jugador gana la posici█n y se escapa al gol? Por qu╚ no se le puede empujar y sacar de posici█n al adversario cuando se salta a cabecear? Solo por el riesgo f╠sico? Creo que todos los deportes muestran virtudes y bajezas humanas (f╠sicas y espirituales) Existe un c█digo ╚tico que estĚ planteado desde el reglamento del propio juego, en algunos juegos el l╠mite es mĚs permisivo y en otros no. En el Tenis y en el Voley por ej. directamente no hay roce f╠sico entre los jugadores, es un juego distante, los contrincantes no se mezclan. El otro extremo lo constituye el Rugby que es un juego absolutamente rudo y de fricci█n, pero la pelota muchas veces permanece oculta a los ojos del espectador, lo cual lo hace, a mi gusto, mas deslucido como espectĚculo. En el fÖtbol, en cambio, el bal█n no queda retenido en ningÖn momento, salvo en las detenciones del juego y cuando lo tienen los arqueros (creo que ahora tienen un tiempo pasado el cual lo deben poner en juego, y se les limit█ el momento de agarrarlo con la mano) y esto lo hace, a mi entender, mĚs vistoso. Pero lo que existe como base tambi╚n es tener la intenci█n de ganar. Sin esa intenci█n todo el inter╚s por el juego se pierde.

El Match de Improvisaci█n Teatral tiene dos aspectos: uno deportivo y uno teatral. Desde el punto de vista deportivo, y comparando con los deportes que nombramos antes, abarca los dos tipos de juego: tiene fricci█n (improvisaciones mixtas) y tiene distancia (comparadas). Tiene pautas, como los deportes, que son totalmente arbitrarias. (No se puede salir de la pista durante la impro, no se puede dialogar con el banco cuando se estĚ dentro del Ěrea de juego, no se puede perder contacto con la casaca, etc) y tambi╚n como los deportes, tiene pautas que tienen que ver con la interacci█n con el adversario y que tambi╚n resaltan virtudes y bajezas (respeto por la propuesta del compaĎero, no imponer el personaje, no repetir un recurso que ya se utiliz█ en el mismo partido, etc.) Desde el punto de vista teatral existe un elemento que los deportes comienzan a tener en cuenta no hace mucho, pero que, por definici█n, el Teatro debe tener en cuenta siempre: el espectador. Y aqu╠ hay una diferencia fundamental con los deportes, porque tanto las faltas formales como las que tienen que ver con la interacci█n con el adversario estĚn puestas para que el juego del Match resulte mas atractivo a la vista del espectador. Yo creo que las pautas que constituyen el reglamento del Match lo hacen mas atractivo y mas efectivo. Ser╠a triste por ejemplo ver un Match de Improvisaci█n lleno de los mismos recursos repetidos una y otra vez. O con jugadores que superponen constantemente los textos. O con varios jugadores de un equipo jugando entre s╠ e ignorando al jugador del otro equipo. Y qu╚ pasar╠a si todos los vestuarios se dejaran de lado a un costado de la pista. El pÖblico ya no ver╠a a que equipo pertenece cada jugador, o se le dificultar╠a bastante si no conoce a los jugadores o si es al principio de un match. Se perder╠a una de las esencias del juego que es diferenciar los equipos. Si se permitiera salir a los jugadores de la Pista durante la impro, se perder╠a una de las magias fundamentales del espectĚculo. Estar adentro, significa estar en peligro, estar afuera es estar a salvo. (Esto lo dice Robert Gravel). Y es un concepto que el pÖblico vibra intuitivamente. Hay tambi╚n una barrera psicol█gica que se pasa cuando el jugador entra en la pista, entra en el estado de privilegio, en el ýtranceţ. Todo esto no existir╠a si se permitiera entrar y salir impunemente de la Pista, perder╠a valor el estar adentro.

Una cosa mĚs para terminar: me emocion╚ mucho, cuando le╠ la nota de Jan Marc Levragne (de la LNI de CanadĚ). Realmente tenemos que trabajar mucho para llegar a tener la disposici█n de Ěnimo que describe ese texto. Creo que las impros largas nos van a hacer salir de ese vicio de trabajar con el chiste que se cierra en s╠ mismo y no cuenta historia. Y tambi╚n de esas situaciones instaladas que no avanzan. Una improvisi█n larga es imposible sostenerla con una sucesi█n de chistes, se caer╠a a los dos minutos (como mucho). Tenemos que hacer un profundo trabajo sobre erradicar el chiste. Yo no estoy en contra de la impro c█mica (soy tambi╚n clown), pero s╠ estoy en contra del jugador que se monta sobre la escritura del compaĎero y hace acotaciones chistosas que no aportan a la historia. En general son estos Öltimos quienes, para colmo de males, se llevan el punto, ya que el pÖblico no estĚ todav╠a al tanto de las sutilezas del juego. Pero nosotros s╠ tenemos la obligaci█n de estarlo. Es cierto que puede existir la intervenci█n del Ěrbitro cobrando ýJuego demoradoţ , ýFanfarronadaţ o la falta que corresponda segÖn el caso, pero, a mi entender, no hay que dejar esto sujeto al castigo del Ěrbitro, esto directamente no debe existir en el pensamiento del jugador y en su forma de improvisar. La responsabilidad por buscar el motor y armar una historia debe estar presente en todo momento en el jugador.
Gracias.

Ricardo Behrens
ę L.P.I.

- volver - siguiente -